¿Por qué son útiles las medias elásticas?

Hay ocasiones donde el médico especialista prescribe una terapia compresiva (normalmente medias elásticas) que, si bien puede parecer una incomodidad y además es moderadamente inestética, es mucho más útil de lo que la mayor parte de las personas suponen.

ENTRADA MEDIAS

Normalmente la compresión elástica se utiliza para tratamiento de patología venosa, linfática o en pacientes quemados, pero tan sólo hablaré aquí de las dos primeras ya que la última queda fuera de la Angiología.

PANTY ELASTICO COMPRESION

La insuficiencia venosa crónica (IVC) es un problema de salud que se debe a un mal funcionamiento del sistema circulatorio. Afecta a entre el 20% y el 30% de la población adulta española, siendo cinco veces más frecuente en mujeres que en hombres. Se trata, además, de una patología cuya incidencia entre la población se está incrementando en los últimos años. La patología venosa más frecuente son las varices, y la media elástica es uno de los pilares del tratamiento ya que esa compresión sobre las venas dilatadas hace que éstas se vacíen parcialmente y disminuyan su diámetro, con lo que se produce menor dolor y disminuye la permeabilidad de la pared a sustancias que producen picor y calambres.

El uso de medias elásticas en la segunda enfermedad venosa más frecuente, la trombosis venosa profunda, es básico porque disminuye el edema y el dolor por distensión de la piel y previene una de las complicaciones más incómodas de esta patología, a medio y largo plazo, el síndrome postflebítico, por lo que se recomienda el uso los dos primeros años tras el diagnóstico de trombosis venosa

Esto se traduce en síntomas como pesadez e hinchazón de las piernas (edemas), que empeora cuando se está de pie o con el calor; dolor y picor; cansancio, hormigueo; debilidad; calambres nocturnos y, finalmente, aparición de varices.

La compresión elástica sobre los miembros inferiores es el método más antiguo de tratamiento de la enfermedad varicosa y linfática y de sus complicaciones. Consiste en la aplicación de vendajes en las extremidades inferiores y es eficaz para curar edemas y aumentos de diámetro en las piernas causados por insuficiencia venosa y linfática. Hoy en día, se han sustituido parcialmente los vendajes por medias y tutores elásticos. Estos productos son imprescindibles para prevenir y curar las enfermedades venosas, el linfedema y sus complicaciones. Además, son fundamentales durante la terapia médica, en el proceso postoperatorio de las varices, en la terapia esclerosante y en el mantenimiento del resultado obtenido por los tratamientos que pretenden reducir el edema causado por anomalías del sistema linfático. En cuanto a la prevención, retrasan o evitan la aparición de la enfermedad, mientras que en una etapa más avanzada, reducen las complicaciones de úlceras y flebitis. Evitan la formación de edemas y potencian la eficacia de la “bomba venosa”.

 

Las medias de compresión tienen, de esta manera, un doble efecto preventivo y terapéutico de los problemas venosos. Su mecanismo de acción consiste en la aplicación de presión externa sobre determinados puntos de las piernas desde el tobillo y de manera decreciente hasta el muslo, de manera que favorece, junto a la bomba muscular de la pantorrilla, que la sangre ascienda hasta el corazón. Asimismo, al comprimir las venas desde el exterior, evitan que éstas continúen dilatándose y almacenando sangre en su interior, tratando el dolor originado por la distensión de las paredes venosas y disminuyendo la posibilidad de edema y depósitos de sustancias diversas en piel y tejido subcutáneo, responsables del picor, pigmentaciones y fibrosis a largo plazo de pantorrilla y pies

 

¿Qué es la “compresión?

La compresión es la fuerza que las medias o el vendaje aplican comprimiendo la extremidad, y así ayudar al efecto bombeo y mejorar la circulación sanguínea y linfática.

Se mide la compresión en puntos preestablecidos y se expresa en milímetros de mercurio (mmHg), siendo el valor de compresión más elevado en el tobillo, y va disminuyendo de forma decreciente a medida que nos acercamos a la ingle.

La compresión que se indica por el medico es la que se desea en el tobillo, que coincide con la que se indica en las cajas de las medias

 

¿Quién debe utilizarlas?

La terapia con medias de compresión es recomendable, ante la aparición de varices y arañas vasculares, tras intervenciones quirúrgicas venosas y en escleroterapia, ante edemas y alteraciones varicosas durante el embarazo. Las medidas de compresión también pueden emplearse como medida de prevención de trombosis y úlceras. Se aconseja también la compresión para mantener el resultado obtenido después de tratamientos de drenaje en los casos de linfedema

 

Además, pueden beneficiarse de ellas las personas que por su actividad profesional pasan mucho tiempo de pie o sentadas, poseen antecedentes familiares de IVC o tienen predisposición, quienes retienen líquidos, realizan habitualmente viajes en avión o tienen un estilo de vida sedentario, sobrepeso u obesidad o síntomas como pesadez de piernas.

 

¿Cuándo no se deben utilizar medias elásticas?

En pacientes con:

  1. enfermedades arteriales: la compresión de unas arterias con arteriosclerosis provocaría una disminución del flujo sanguíneo distal a la zona comprimida, causando dolor por disminución del aporte de sangre;
  2. diabetes con neuropatías: daño en los nervios periféricos, como consecuencia de la alteración del metabolismo glúcidico;
  3. dermatosis húmeda: piel enrojecida con abrasiones en la superficie, que secretan líquido seroso; úlcera de la piel no causada por insuficiencia venosa o eczema del muslo;
  4. Intolerancia al material elástico

 

Tipos de medias

 

Resulta esencial la recomendación de un profesional sanitario, especialmente un angiólogo y cirujano vascular, que es la persona que mejor puede indicar cuándo utilizar o no una u otra media de compresión, producto sanitario que está sujeto a exhaustivos controles por parte de las autoridades sanitarias, que garantizan su eficacia.

Es muy importante elegir la compresión, talla y modelo adecuados, que serán distintos para cada paciente ya que, además de la prescripción por el especialista, es el técnico de ortopedia el que puede terminar de aconsejar al paciente en el momento de la compra

Según la patología, la altura de la pierna en la que se localicen los síntomas y las preferencias a la hora de vestir, se recomienda utilizar prendas más o menos largas:

Media corta: alcanza hasta justo por debajo de la rodilla. Son las medias más fáciles de llevar y adaptar.

Calcetín: al igual que la media corta, alcanza justo por debajo de la rodilla, si bien es una prenda más tupida que abriga más en los meses de invierno. Aunque los usuarios del calcetín son mayoritariamente hombres, también es muy adecuado para las mujeres en las épocas de frío, ya que abriga más y encaja con el uso de botas. Existe también el calcetín confeccionado con hilos de plata, indicado para controlar la sudoración y el mal olor de los pies.

media elastica corta

Media larga: alcanza hasta la mitad del muslo. Se sostiene con bandas de silicona y permite llevar vestidos o faldas con comodidad. Además, resulta muy adecuada para embarazadas o personas con algún problema de incontinencia. Existe una versión especial para caballeros.

Panty: alcanza hasta la cintura. Son la opción clásica para personas que prefieren llevar vestidos o faldas, especialmente si son cortas. Aporta una mayor sensación de sujeción en la zona abdominal. Además de la versión clásica, hay opciones para caballero o embarazada.

 

Existen medias con diferentes niveles de compresión dependiendo del estadio que presente la enfermedad, la actividad del paciente o el segmento de la extremidad afectado, las más comunmente utilizadas son:

-Compresión ligera, clase I (18-22 mmHg), suelen utilizarse para prevención de trombosis en pacientes encamados, con predisposición a edema o con aparición de telangiectasias.

– Compresión normal, clase II (23-32mmHg), cuando se presenta dolor y cansancio severo en las piernas; cuando ya aparecen varices de moderado tamaño que produzcan edema; y para cuando se deben cubrir extensas jornadas de pie o sentado o realizar viajes largos. son recomendables tras escleroterapias, sobre todo de lesiones importantes y obligatorias tras la cirugía de varices. También es la compresión recomendable para el tratamiento de las úlceras venosas y el más frecuentemente prescrito para la trombosis venosa profunda en fase inicial por su mejor tolerancia

-Compresión fuerte, clase III (33-46 mmHg): se debe usar ante un síndrome post-trombótico, el

linfedema o el lipedema y en pacientes con hipodermitis o quemaduras graves.

En estos casos es importante consultar con un angiólogo ya que muchas personas no pueden usar las medias comercializadas, sino que deben optar por prendas fabricadas a medida

 

¿Cómo utilizar las medias de compresión correctamente?

Las medias han de colocarse tras la higiene diaria, antes de vestirse. Lo ideal es hacerlo tumbado o sentado en la cama. Además, por sus características especiales, se deben colocar de una manera concreta que facilita la operación y evita las dificultades:

 

  1. Dar la vuelta a la prenda y dejar la zona del pie hacia adentro.
  2. Insertar el pie e ir desenrollando la media sobre la pierna. Una vez pasada la zona del talón con un pequeño tirón, continuar desenrollándola.
  3. Repartir bien el tejido sobre la pierna para evitar arrugas y pliegues.
  4. En caso de usar un panty, es mejor meter primero una pierna hasta la rodilla y luego la otra. A continuación, seguir subiendo la prenda hasta la cintura.

 

Algunos trucos interesantes a la hora de colocar las medias elásticas

-Evitar roturas: aunque las medias de compresión son muy resistentes, si crees que hay riesgo de rotura, mejor usa unos guantes de goma, como los de cocina, para colocarlas.

-Mejorar la adherencia de la silicona: si estás usando una media larga con banda de silicona, puedes mejorar su adherencia humedeciendo ligeramente dicha banda.

-Si te aplicas crema hidratante tras la ducha conviene dejar que se absorba bien antes de colocar la media, especialmente si es una media larga con banda de silicona. De lo contrario, pueden surgir problemas de adherencia.

-En los meses de calor es tentador dejar de ponerse las medias, a pesar de que es cuando más se necesitan. Por ello, se recomienda realizar algunos ajustes que facilitan el uso cotidiano: si eres usuaria de pantys, pásate a la media larga o corta; y si eres usuaria de compresión normal, pásate a la ligera. Lo importante es no renunciar a la terapia y la prevención.

-En personas con dificultades para ponerse las medias (por la edad o durante el embarazo) o si tienes a tu cargo a una persona mayor que no puede ponérselas sola, una buena opción es utilizar un deslizador de medias, de los que hay varios tipos en el mercado, flexibles o rígidos

adjunto un enlace a un video de colocación fácil de medias, muy útil, pero está en inglés